Breaking News
Home > Marketing > ¿En que momento ?

¿En que momento ?

 M.D.O  Nelly Zúñiga

Ahí estaba en aquella sala de espera,  esperando mi turno  para la entrevista de trabajo que por fin había conseguido, imaginando las preguntas que me harían, recordaba el anuncio tal como lo leí, y pensé este trabajo sin duda  es para mí,  cubro al 100% el perfil, sin embargo, era consciente que no iba a ser la única persona que quisiera ese puesto.

Llegó la hora,  es mi turno frente a frente con el entrevistador, observa  mi curriculum  preguntándome acerca de ¿Cuál ha sido mi experiencia? , ¿Qué fue lo más destacable en mis trabajos anteriores?  ¿Por qué los dejé? Etc. Cuando fue mi  turno de preguntar al entrevistador  acerca de la empresa y el puesto, habló maravillas de la organización, de las prestaciones, de la oportunidad de crecimiento.

En ese momento yo sólo pensaba: Quiero este trabajo es perfecto para mí, es lo que tanto he buscado.

En tan sólo un par de días me llamaron para firmar el contrato  y comenzar de inmediato  en lo que sería mi nuevo puesto.

Como todo cambio, requiere un proceso y comenzar  un nuevo trabajo sobre todo en una ciudad distinta, es duro al inicio, la adaptación a la cultura laboral, las relaciones interpersonales, la inducción al puesto, pero estos  quizá, son los principales elementos que las organizaciones olvidan al contratar al personal, no todas, pero si la mayoría.

Una vez en el puesto, poco a poco me voy dando cuenta que no es la empresa que tanto me habían presumido en la entrevista, las actividades apenas y se parecen a lo que se describió en el perfil, las promesas que se hicieron al contrato no se ven plasmadas, argumentando que esas prestaciones o beneficios vendrán con el tiempo después de evaluar el desempeño, no existe ningún problema suena lógico pero entonces ¿por qué no fue mencionado en la entrevista?

Ahora meses después me encuentro en un trabajo totalmente diferente al que me ofrecieron, donde no se ven reflejado aún los beneficios, a la empresa parece no importarle mi desempeño, solo ve al personal como un número más, si no te gusta, renuncia alguien más ocupara tu lugar.

Pero en qué  momento,  las empresas se ponen a analizar que con esta actitud pueden estar perdiendo al mejor personal y que están dejando ir al talento con la competencia.

Lamentablemente me encontraba en una encrucijada, necesitaba dinero, pero no podía seguir en un lugar donde no me desarrollaba, no hacía lo que me gustaba, ni si quiera reconocían mi trabajo.

Entonces decido renunciar y cuando lo hago, la empresa parece despertar. Siempre dicen que no hay nadie indispensable y que siempre habrá algún necesitado  que acepte el puesto,  aquí viene el problema conocido como  rotación de personal, porque  es verdad siempre hay crisis, siempre hay necesidad de trabajo, sólo que la persona   que acepte el puesto lo hará  en lo que encuentra algo mejor, y  entonces ese personal  competente siempre se irá a otro lugar.

 Continuando con mi experiencia, la gerencia me dice: haces muy bien tu trabajo, te necesitamos eres importante para la organización, y comenzaron a prometerme mil cosas para que no me fuera, sin embargo siendo lógicos sino me cumplieron en este tiempo quién garantiza que ahora sí  lo harían, así que decidí irme, y hasta ahora es la mejor decisión que pude tomar, por conocidos me enteré que después  de mí, hubo una serie de renuncias, todo mundo se despertó.

La empresa ahora tiene un enorme problema de rotación de personal, pero en ¿qué momento pasó?

Sale más caro ofrecer un salario mínimo y que exista una mayor rotación, a un sueldo justo y tener contigo al mejor personal.

Desde el inicio de la entrevista, así como las empresas escogen al más competente y piden referencias, nosotros debemos investigar a fondo la empresa en la que vayamos a  laborar, sus objetivos, su importancia en el mercado,  a veces pasa, que ni siquiera el puesto que se ofrece está en el organigrama y termina uno  haciendo actividades de varios puestos, inclusive preguntar a algunos empleados de ahí como es la cultura laboral, y si realmente hay oportunidad de crecimiento.

Es verdad que todos buscamos un ingreso, sobre todo  si se tiene una familia que mantener, pero un trabajo no es la única forma de generar ingresos,   es más importante los valores, el crecimiento personal  y la educación financiera.

 Finalmente si tienes una empresa o quieres formar una, ten en cuenta esto nunca engañes  a tu personal ni lo subestimes, si buscas a los mejores ofréceles lo mejor, desarróllalos y  permanecerán contigo.

Si eres una persona con talento busca  quien te valore y si no, por qué no crear tu propia empresa.

Porque siempre existirá la competencia y porque siempre habrá una montaña más alta que escalar.

también puedes ver

El contenido la bebida de la red

El contenido sigue siendo y me atrevo a decir que continuara siendo la Coca-Cola de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies