Breaking News
Home > Marketing > Si no ofreces el cielo jamás tendrás creyentes

Si no ofreces el cielo jamás tendrás creyentes

Las creencias, ideologías, personas, empresas y marcas que alcanzan el liderazgo, lo logran por que consiguen una fidelidad mayoritaria. Cuanta menos fidelidad menos creyente o menos clientes. Cuando la lealtad es menor  a la ideología se le llama secta, desvarío mentales y para las personas, empresas o marca significa pérdida de confianza y credibilidad.

El mundo global  y desarrollado que estamos construyendo se está convirtiendo en un inmenso bazar de tentaciones. Entre los muchos que pretenden tu fidelidad solo se harán con tu fe, dinero o con ambos quienes logren ser capaces de hacerte concluir que con su oferta recibirás las mayores satisfacciones. En las negociaciones, quien mayor premio ofrece y mejor lo sabe explicar es quien más vende.

En este sentido y desde la más pura objetividad siempre he sostenido que quienes han sido y siguen siendo maestros en el arte de ofrecer premios imbatibles han sido las grandes religiones esos enormes intangibles que dominan las conductas y los actos de millones de personas de todas las clases y procedencias.

¿Por qué esas creencias se han mantenido y se mantendrán durante siglos y no obstante ninguna de las grandes marcas que hoy existen pueden asegurar cuál será su futuro en los próximos 10 años?

Sencillamente, porque para quienes necesitan creer, el premio que su religión les ofrece es imbatible (¿Quién puede competir con la vida eterna? Por ejemplo). Si analizamos el premio concreto que muchas marcas prometen es fácil observar que demasiadas veces es difícil definirlo y cuando se define correctamente no es sostenible en el tiempo.

Debemos entender que como personas, emprendedor, empresa, marca, sociedad el  gran patrimonio es la fe que en ellas depositamos  y  con la fe no se juega.

Cada vez que cambiamos nuestro dinero por un producto o servicio es porque entendemos que nos compensara o nos hará sentir mejor. Estamos depositando en él y no en otro nuestras expectativas y precisamente por eso no deseamos que falle: comprar es un acto de fe.

Ahora bien colocando los pies  en el duro suelo, no hay empresa, emprendedor  ni marca que sueñe en ofrecer un cielo eterno, pero si debemos esforzarnos por definir y ofrecer un cielo terrenal que ayude verdaderamente a nuestro creyente.

Cuando más logras hacer volar el deseo de conseguir aquello que te ilusiona o necesitas, más seguidores consigues.

también puedes ver

¿Conoces tu mapa de empatía?

La conexión con tu público se ha vuelto más difícil que nunca. Con un constante …

One comment

  1. La canción “Cuando los sueños se van” del grupo de Rock español “Los Suaves”, dice textualmente:
    “Como es posible que el mundo sea esto
    Como es posible que nadie te cuente y te diga
    Que son los sueños los que soportan la vida
    Que no se puede seguir viviendo sin ellos

    Y se van, y se van, y se van
    Que hacer cuando los sueños se van… ”

    Soñar es vivir, dejar de hacerlo es simplemente existir sin pena ni gloria. De ahí nuestra necesidad de que nos ofrezcan un Cielo. Y como bien expresa el artículo, es imbatible ese sueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies